Dokumentuak

 2018ko urriak 8   Oharra: “El ayuntamiento de Gasteiz nos heterorroriza”

               Desde Lumagorri HAT queremos expresar nuestra repugnancia y repulsa ante la “Declaración de sentimientos y compromiso por una paternidad positiva” que va ha hacer firmar el ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz a las parejas heterosexuales que se casen en sus instalaciones. Decimos “parejas heterosexuales” porque está claro que esta declaración está dirigida exclusivamente a ellas por ser las que pueden reproducirse (otra cosa es que quieran).

               Calificamos esta ocurrencia del ayuntamiento de apología de la heterosexualidad como régimen político ya que nos encontramos ante el enésimo intento de promocionar un modelo de relación que tradicionalmente ha sido utilizado por el heteropariarcado para garantizar las desigualdades de género y el machismo.Desde el feminismo se ha demostrado que las unidades convivenciales, también llamadas familias, son muchas y muy variadas y que el centro de las mismas deben ser los cuidados y no la reproducción, mucho menos si es obligatoria. De la misma forma que es cierto que en la mayoría de parejas heterosexuales el trabajo doméstico y los cuidados  suelen recaer en mayor medida en las mujeres, también lo es el hecho de que, principalmente gracias al trabajo del movimiento feminista, cada vez son más las mujeres empoderadas que ni se dejan explotar por los mandatos de género ni necesitan de paternalismos institucionales que en el fondo buscan convertirlas en simples víctimas sin criterio y sin capacidad de elección. Y, aunque sea justo reconocer y valorar el papel fundamental que han tenido históricamente las mujeres en las labores de crianza, no debemos olvidar la imposición, el abuso y el maltrato subyacentes.

               También en los últimos tiempos numerosas y variopintas expresiones sexuales y de género, que hace bien poco continuaban estigmatizadas y perseguidas por ser ajenas a la heteroronormatividad, han ido consiguiendo mayor visibilidad y reclamando el espacio, el respeto y los derechos que durante décadas se les lleva negando. Por ello, resulta evidente que iniciativas como la que nos ocupa van diametralmente en sentido contrario a la firme actitud que la disidencia sexogenérica viene mostrando en las últimas décadas. Defender la obligación de suscribir una declaración de buena paternidad a todas las personas que quieran casarse, y sólo a ellas, demuestra que en el proyecto de sociedad que nuestras responsables políticas esconden en sus cabezas no hay sitio para las que no podemos o no queremos reproducirnos, ni para las que asumimos nuestra negativa a reproducirnos como un posicionamiento político, tampoco para las que nos asusta sobremanera la simple idea de tener descendencia, ni paras las caguicas, cobardes o inmaduras que huimos de todo lo que huele a compromiso, tampoco para las que no nos gustan les niñes o directamente les odiamos y ni tan siquiera hay sitio para las que llevamos toda la vida haciendo cosas muy interesantes y muy totxas y aún no hemos encontrado un ratico libre para poder plantearnos con tranquilidad si algún día nos podría apetecer madres. Es decir, que más allá de las palabras bonitas, las poses impostadas y las tradicionales fotos tras la pancarta cada 28 de Junio, nuestras políticas en el fondo (aunque nos repitan una y otra vez que somos unas marikitas divertidísimas) siguen pensando que no somos más que las mismas putas vagas y maleantas, depravadas, viciosas, pervertidas, descarriadas, antisociales, desviadas y raritas de siempre y, siguiendo los preceptos de su moral judeocristiana, consideran que ser así nos inhabilita para ejercer de ciudadanas de pleno derecho. Que sepan que, con la misma determinación con la que habitualmente salimos a la calle a proclamar nuestro orgullo de ser todo eso piensan pero no se atreven a decirnos (en realidad, todo eso y mucho más), nos tendrán enfrente para transmitirles nuestro más enérgico desprecio cada vez que intenten imponer límites a nuestra libertad de decidir cómo vivir nuestras vidas. Y por eso estamos aquí y ahora diciéndoles alto y claro que no les vamos a permitir que vuelvan a usar el altavoz de las instituciones para lanzar discursos reaccionarios como el de la reproducción obligatoria o el de la heterosexualidad obligatoria, que son las ideas principales implícitas en la propuesta del Servicio de Infancia y Familia. Pero, si ya de por sí resulta hiriente, ofensivo y heterorrista el mensaje de fondo de la propuesta, las formas que se usan para intentar disfrazarlo resultan totalmente repugnantes: sin ningún pudor se hace un uso torticero del discurso feminista. ¡Cómo si el más bonito de los envoltorios pudiera conseguir que la más maloliente de las mierdas dejara de oler a mierda!

               El Servicio de Infancia y Familia del ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, que con ese nombre parece tener el cometido de promocionar a la familia heterosexual y reproductiva, debe ponerse al día sobre las necesidades de las diferentes unidades convencionales y familiares que existen en la realidad y no dedicarse a potenciar modelos patriarcales, y mucho menos desde la perspectiva de la igualdad entre hombres y mujeres. Si se quiere trabajar por erradicar la desigualdad de género tienen muchos temas a los que no dedican ni los recursos ni los servicios que tal empresa requiere y no deberían realizar acciones que recuerdan a los cursos prematrimoniales a los que obligaba a acudir la iglesia católica a las parejas que querían casarse. ¡Basta ya de purplewashing!

               Nos preocupan y nos agreden estas expresiones de heterrorismo que se defienden con total impunidad desde nuestro ayuntamiento, institución que debería velar por los intereses de todo la ciudadanía de Gasteiz y no sólo por los de las parejas heterosexuales reproductoras. Somos conscientes de que la heterosexualidad como régimen político está seriamente amenazada pero, aún así, rechazamos y reprobamos que sea defendida desde instituciones que deben primar por el bien común y deben centrarse en defender la construcción de una sociedad más diversa, enriquecedora y solidaria.

               Que tengamos que asistir a este tipo de acciones cuando va a hacer un año que se elaboró el “Diagnóstico sobre las realidades de la población LGTBI” y todavía no se han puesto en práctica ninguna de las propuestas que figuran en el “IV Plan para la igualdad de género” nos hace dudar. Cada vez estamos más descreídas de la voluntad política de este ayuntamiento de luchar contra la desigualdad y potenciar las relaciones sexogenéricas en toda su diversidad.


 2018ko maiatzak 16   Txostena: “Gasteizen sexu eta genero dibertsitatearen aurka izandako erasoak 2017an”

 2018ko maiatzak 16   Txostena: “Agresiones a la diversidad sexual y de género en Gasteiz en 2017”