Los tiempos están cambiando

Hace mas de 20 años para convocar los actos del 28 J desde Gaytasuna y ALA-ALA se saco un cartel en el que figuraban dos Blusas dandose un beso baja la estatua de San Prudencio en Armentia, con el lema Esta en nuestras raíces/ Gure sustraietan dago.

El revuelo que se monto fue impresionante, desde los sectores mas “tradicionales” se acuso a los marikas y bolleras desde falta de respeto hasta de sentirse insultados por insinuar que los blusas podían ser gays. La intención del cartel era bien clara: por un lado demostrar que la actitud de las cuadrillas entraba dentro de los conceptos mas rancios de la diversión, el machismo, el binarismo y el “todo vale que para eso llevo Blusa”, y por otro mandar un mensaje a la sociedad vitoriana para que tomara consciencia que los deseos no heteronormativos tenían hueco en cualquier parte. 

Mas de 20 años después, la comisión de Neskas y Blusas saca una variación de aquel mismo cartel haciendo un llamamiento a la diversidad y visibilidad. Quizás ha sido mucho tiempo, pero creemos que esto es un signo de que la sociedad puede progresar, aunque sea lentamente, en valores y diversidad.

Más información sobre la polemica del cartel en el documental “Bide zuzena Ibilbide okerrak”.