Vuestro odio no cabe en nuestros campos

19 de febrero día contra la LGTBI+fobia en el deporte

Vuestro odio no cabe en nuestros campos

El 19 de febrero se conmemora el Día Internacional contra la LGTBI+fobia en el deporte, una fecha que tiene su origen en el Reino Unido cuando el jugador de fútbol profesional Justin Fashanu hizo pública su homosexualidad en 1991. A raíz de ello fue invitado a abandonar su equipo y terminó quitándose la vida en 1998.

En las últimas semanas hemos asistido a diferentes casos de homofobia en el deporte, más concretamente en el fútbol, siendo el más cercano el ocurrido en Muskiz contra un árbitro, aunque no ha sido el único. Unos hechos que vienen a recordarnos que la trágica historia de Justin Fashanu esta todavía muy presente en los espacios deportivos de todas las categorías.

El deporte sigue segregando por sexo a las personas que lo practican y a sus equipos, la hegemonía de los equipos masculinos genera la invisibilización y discriminación de los equipos femeninos, que tienen que disfrutar del deporte en situaciones más precarias e infantilizadas. Esta situación es extensible a aquellos deportes en los que la participación no es en equipo sino individual.

Las normativas internacionales pueden impedir que personas trans accedan a las élites del deporte en base al género sentido y no al género asignado al nacer. La organización IAAF (ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE FEDERACIONES DE ATLETISMO) o el Comité Olímpico Internacional determinan en base a valoraciones biológicas y genéticas si la persona es hombre o mujer a fines competitivos.

La segregación binaria en base al género asignado al nacer es en sí mima una medida tránsfoba. Las personas trans tienen que someterse a procesos de reconocimiento del género sentido que a menudo son verdaderamente humillantes. Además obliga a ubicarse en un género concreto sin dar opción alguna a la autodeterminación del género al que debería tener derecho toda persona.

Los valores de la masculinidad que se transmiten en el denominado deporte masculino son generadores de LGTBI+fobia. En caso de no cumplir con los roles de género estas personas deportistas van a sufrir comentarios, acoso o aislamiento por el hecho de no responder al canon de hombre heterosexual. En el caso del denominado “deporte femenino”, sus jugadoras van a sufrir la invisibilización y desprecio en el campo y la lesbofobia en el exterior si optan por practicar un deporte no asignado al rol de la feminidad.

Cabe recordar que cuando se difunden mensajes o actitudes de odio contra una persona, el objetivo de estas manifestaciones no son esta persona concreta, sino todo un colectivo. Por tanto, la LGTBI+fobia no debe nunca entenderse como un hecho concreto contra una persona concreta, sino como una manifestación de odio contra todo un colectivo discriminado, en este caso el colectivo LGTBI+.

En este sentido, para luchar contra la LGTBI+fobia en el deporte debemos contemplar los siguientes puntos:

  • Reconocimiento explícito de la existencia de la LGTBI+fobia en el deporte y la responsabilidad de los clubes, equipos y federaciones en su origen, pero también en su potencialidad para erradicarla.
  • Expulsar del campo de juego todas aquellas manifestaciones o actitudes LGTBI+fóbicas.
  • Velar por el cumplimiento de las sanciones en relación a manifestaciones y actitudes LGTBI+fóbicas.
  • Promover programas de sensibilización, de concienciación, de educación en valores, donde estén implicadas a todas las administraciones públicas, así como los equipos, clubes y federaciones.
  • Acabar con la segregación por género en todos los deportes y en todas las categorías.